viernes, 21 de julio de 2017

El Afinador en nuestro estudio diario

Hola a tod@s, después del primer formulario sobre nuestro clarinetista preferido, que ha tenido una gran aceptación y para mi una gran dificultad, ya que soy nuevo en esta materia de realizar formularios via Google drive, os diré que el clarinetista más votado ha sido Martin Fröst. Pero eso lo desvelaremos en próximas publicaciones. Perdonadme los posibles errores que haya podido cometer con el formulario que han sido fruto de mi inexperiencia. Como parte positiva me quedo con las aportaciones de un gran número de lectores y votantes que nos han descubierto y/o redescubierto grandes personalidades del mundo del clarinete.

Hoy no os quiero hablar de la encuesta-votación-formulario. Me gustaría comentaros la gran importancia de uno de los elementos fundamentales en el estudio del clarinete o de cualquier otro instrumento: el Afinador.



MUY BREVE RESEÑA DEL AFINADOR

Básicamente el afinador es un aparato que es capaz de determinar de manera muy sensible la altura de un sonido. Esta altura se mide en Herzios (Hz) que son el número de ciclos por segundo de una onda. Se toma como referencia en las orquestas el LA que puede ser de 440Hz o de 442Hz. Para que os hagáis una idea de la sensibilidad de estos aparatos son capaces de discriminar valores de cents, que es la 1/100 parte en la que se divide un semitono.

Resultado de imagen de afinador metal


Seguramente habéis visto a gente que cada vez necesita barriletes más largos (o cortos, casi siempre suele ser más largos). Debido a problemas de afinación. Si no estudias correctamente y chequeas la afinación habitualmente acabarás irremediablemente con estos problemas. Además podrás comprar el barrilete más largo del mercado o incluso tocar con el clarinete en La y seguirás estando alto o viceversa, si eres del limitado porcentaje que se quedan  bajos. 




EL AFINADOR EN NUESTRO ESTUDIO DIARIO

A quién no le ha pasado que se pone a estudiar y .......zas directamente. ERROR. Un calentamiento previo (sin clarinete, muscular) y ¿por que no uno mental? Si una previsualización mental un acercamiento  y una imagen mental de lo que vamos a realizar, una preparación cuerpo-mente para afrontar con garantías nuestro estudio diario. ¿Interesante verdad? pero que no lo realizamos habitualmente (yo el primero). Eso será tema de otra publicación, ya que creo que es una parte crucial en nuestra rutina diaria.

Bueno, una vez realizado esos primeros pasos, empezamos nuestro estudio, ¿quizá escalas?, ¿ese pasaje de la muerte por el  qué estamos agobiados de un próximo evento musical ? ERROR de nuevo.

Comienza con unas notas laaaaaaaargas.  Planazo (mi marcador de ironía sobre planazo es 100%). Sí, a nadie nos apetece hacer notas largas, nos apetece tocar, tocar rápido....demostrar nuestra capacidad, no lo se quizá simplemente es un mal hábito.  Ok te pones el AFINADOR y tocas unas notas largas. Genial pero si no estás con los 5 sentidos y una concentración máxima esto no servirá de nada. No sólo tienes que comprobar la afinación de la nota. Su afinación en el ataque, como se mantiene y cuando terminas la nota. Como varía la afinación de esa misma nota en fuerte en piano  y un largo etcetera. Además no sólo es importante el número de Hz y su estabilidad, con este ejercicio "creamos" como un alquimista nuestro propio sonido ideal; ya que somos capaces de poner todos nuestros sentidos en la calidad de nuestro propio sonido. Para terminar este párrafo crearemos un "recuerdo" mental tanto de la altura del sonido como de su calidad y con el tiempo nuestro cerebro cuando estemos tocando tenderá hacia ese sonido que le hemos dado por bueno.

¿Qué ocurre si no estudiamos con afinador? que nuestra imagen mental del sonido no será un ejemplo bueno y si tenemos tendencia a estar altos o bajos nuestro cerebro intentará hacer lo posible para adecuar la altura del sonido a lo que entiende por ideal. También cuando tocamos rápido o sin poner atención en el sonido nuestra calidad se ve afectada por las dificultades de un pasaje y tenderemos a ser demasiado benévolos con nuestro sonido y poco exigentes, teniendo por resultado un sonido de muy baja calidad.


Por todos estos motivos que todos ya sabíamos pero merece la pena recordar (y yo el primero) pon un afinador en tu vida, bueno..... más bien en tu rutina de estudio buscando ese sonido ideal, perfecto y afinado.

Ahora con las nuevas tecnologías hay un montón de apps para todo: ligar, Clash Royal, metrónomos y hasta afinadores. A mi personalmente no me gustan nada. No me dan mucha garantía y fiabilidad, ya que la sensibilidad de un móvil en comparación con un afinador dedicado (sólo afinador o afinador y metrónomo) se encuentran a años luz de una App en tu flamante IPhone.

¿No sabes que regalar a un amigo o a tu hij@ que toca el clarinete? Si es bastante joven a lo mejor no tiene afinador (y tendrá millones de cosas innecesarias y la gente no sabrá que regalar porque ya tenemos de todo y por duplicado) cómprale un afinador; le estarás haciendo un regalo que le será muy útil. Imaginemos que tu amigo el clarinetista ya es mayor, lo más normal es que tenga afinador y:

A) Este hecho un desastre por suicidarse desde el atril y otras muchas caídas.
B) Lo tenga nuevo y sin desprecintar (que te toque el euromillón es más fácil)

Haz un favor o un regalo y cómprate o cómprale un afinador para su mejora en el clarinete y nuestra salud mental y musical.




Te dejo una selección de los afinadores que a mi me gustan más y que creo que están mejor de precio.





SEIKO





KORG











Un saludo y muchas gracias por leernos, si quieres dejar tu opinión puedes hacerlo en la zona de comentarios y si te gustó puedes compartir. Gracias

0 comentarios:

Publicar un comentario