miércoles, 4 de junio de 2014

La pastillita roja (Sumial)

Después del concierto del pasado 31 de Mayo en Ávila (España) creo que puedo hacer una reflexión con más claridad acerca de un tema tan apasionante como controvertido. Son muchos los consejos, entrevistas y trabajos realizados sobre las reacciones fisiológicas del instrumentista en un concierto. Los nervios, taquicardias y otra serie de alteraciones cuando uno se enfrenta al público.

El problema de base es que el músico profesional no está considerado como un atleta o deportista de alto rendimiento. A algunos de vosotros, lectores pensaréis que exagerado. Hay muchos estudios, como el de un periódico (La Nueva España) que monitorizó a los integrantes de la OSPA (Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias) donde se comprobó el esfuerzo al que están sometidos los integrantes de esta orquesta. Una tensión arterial alta y un ritmo cardíaco fuera de toda lógica. En este trabajo "Melodías a 190 pulsaciones" , se comentaba que el corazón bombea de media a 130-140 con picos de incluso 190 pulsaciones por minuto; pero nunca nos han preparado ni física ni mentalmente para afrontar con garantías estos acontecimiento y , lo que es peor, para disfrutar tocando.

El resultado de todo esto: el alumno (futuro profesional) no tiene los medios y/o herramientas para enfrentarse a los conciertos. No recibimos en el conservatorio (en la actualidad esto está cambiando) una base psicológica potente y una guía física para enfrentarnos con plenas garantías. Ante esto existe "atajos" como Valerianas, Pasiflora PTK o el muy conocido Sumial. 

Al igual que en la película Matrix, esta sociedad de métodos rápidos pastillas milagro, nos ofrece como Morfeo un mundo sin complicaciones si eliges la pastilla roja. La solución es entonces tomar Sumial en cada situación de cierto stress.  ¿cada vez que salgas a un concierto u oposiciones? Entonces eres un esclavo de este medicamento e incluso tienes un problema.






Vamos a comentar que es realmente Sumial. Sumial es un medicamento indicado para la gente con problemas de taquicardias, presión arterial elevada y temblores. Es un Beta bloqueante que elimina el temblor muscular y reduce el ritmo cardíaco. Como cualquier medicamento tiene contraindicaciones y su ingesta puede tener efectos adversos en nuestro organismo (bradicardia, problemas vasculares e incluso alucinaciones). Hoy en día su comercialización está restringida a las personas con receta médica. Lo que "engancha" a los músicos es la sensación de controlar la motricidad fina (dedos) sin sentirse adormecido. Realmente minará tu autoconfianza ya que creerás indispensable tomarlo  siempre que estés en concierto y el día que no lo tomes pensarás que el concierto saldrá fatal. No lo tomes.






Además hay la creencia de que uno debe de estar en un estado  de Zen cuando sale a tocar. NO es cierto, el stress es un recurso natural que mejora nuestras capacidades de reflejos y mentales, siempre y cuando ese stress se mantenga dentro de unos niveles; Superado estos niveles sabemos que la motricidad fina (temblores dedos, músculos) y la mente se bloquean. 


Un adecuado estudio (plenamente consciente, uso de grabadora para ver errores que mientras tocas no percibes), un conocimiento de ti mismo (grandes fantasmas que todos tenemos, no siendo excesivamente duro contigo mismo), leer mucho (entrevistas a grandes profesionales de la música, poesía....), un poco de deporte (aeróbico, que cargue poco los brazos y dedos, que mejore tu capacidad pulmonar y cardíaca) y saber que lo que funciona a los demás no tiene por que ser tu solución, puede ser un gran comienzo para disfrutar dando concierto. Si lo consigues al 100% coméntame como, que uno en el clarinete y en la música es siempre alumno y con mucho por aprender.




0 comentarios:

Publicar un comentario