miércoles, 30 de octubre de 2013

Probando clarinetes (Capítulo 2): Selmer Odysée

El pasado día 11 de octubre estuve probando clarinetes de la conocida marca Selmer. En diferentes momentos comentaré un poco sobre estos clarinetes, todos ellos de alta gama, en diferentes capítulos dentro del "tag" o etiqueta Clarinet Test. Mi intención es probar el mayor número de clarinetes marcas y modelos.

Todos los clarinetes han sido probados con:
BOQUILLA: Pomarico Open de cristal negro.
ABRAZADERA: Vandoren Klassik (Hilo).
CAÑA/LENGÜETA: Vandoren 56 Rue Lepic (3,5+)


Selmer Odysée                  

Nº Serie: Q03599


Muy buen clarinete de la marca Selmer pero que en mi opinión no le llega a otros modelos que he probado (Signature, Sant Louis, o Recital). Lo primero que observamos es que el clarinete cuenta con 2 barriletes de medida 66.5 mm y 64.5 mm respectivamente. También podemos ver que este modelo no cuenta con la llave de (sol#-mib) doblemente articulada. Cuenta también con filo reforzado en metal en la espiga del cuerpo superior pero no del refuerzo interno donde va ensamblado en el cuerpo inferior. El maletín es el mismo que en otros modelos presentados con las ventajas e inconvenientes comentados en el caso del Selmer Signature, así que no me extenderé es ello.





A simple vista se aprecia un tubo mucho más ancho en su parte externa, aunque según nos dicen su taladro interior no difiere de manera excesiva de los otros modelos Selmer. Este exceso de madera tiene como primera consecuencia un exceso de peso (notas una pequeña diferencia pero cuando llevas bastante tiempo ese peso extra se nota más). Al clarinete le cuesta mucho coger temperatura (las leyes de la termodinámica: más material a calentar ----> mayor tiempo ), pero no todo iba a ser negativo el tener más madera: mayor estabilidad a cambios de temperatura (por el mismo motivo que antes su temperatura se mantiene más estable menor cambio de afinación), menor posibilidad de rotura y sobre todo un sonido y una resonancia muy dulce y centrada. Mención especial a la sonoridad del registro grave donde ese grosor de la madera aporta un extra en la calidad del sonido resultante.

Los acabados son muy buenos pero no están a la altura de modelos como el Signature, Priviledge...etc... pero tampoco cuesta lo mismo. Es un clarinete que en cuanto prestaciones y precio está situado en tierra de nadie; no es un modelo "estudiante" se atisba toques de muy buen clarinete pero sin llegar a ser profesional y el precio se mueve en un rango intermedio (hay gente que pensará ya que me gasto el dinero me voy a un modelo superior), quiero que me entienda el lector: no es un clarinete caro y la relación calidad precio es muy buena pero si nos vamos a gastar el dinero pues te vuelves un poco "loco" y al final te acabas comprando los modelos comentados anteriormente.

La llave Mib no es doblemente articulada (a mí me gusta que la tenga, pero no es determinante a la hora de elegir o no un clarinete). Donde se nota un poco la diferencia con modelos de alta gama es en detalles como el refuerzo de metal interior de la espiga del cuerpo inferior.

Un muy buen clarinete con una sonoridad muy especial debido al mayor grosor del tubo (por contra un mayor peso que se acentúa con largas horas de estudio), con muchos destellos de clarinete profesional pero que (bajo mi humilde opinión) no le llega a los de Alta gama de Selmer.... su precio tampoco (hay una gran diferencia.).





Resumen:

Barriletes: 2 (64.5 y 62.5 mm)
Filo de metal: Si
Espiga con refuerzo metal: No


LLave Mib (doblemente articulada): No.




viernes, 25 de octubre de 2013

Probando clarinetes (Capítulo 1) Selmer Signature

El pasado día 11 de octubre estuve probando clarinetes de la conocida marca Selmer. En diferentes momentos comentaré un poco sobre estos clarinetes, todos ellos de alta gama, en diferentes capítulos dentro del "tag" o etiqueta Clarinet Test. Mi intención es probar el mayor número de clarinetes, marcas y modelos.

Todos los clarinetes han sido probados con:
BOQUILLA: Pomarico Open de cristal negro.
ABRAZADERA: Vandoren Klassik (Hilo).
CAÑA/LENGÜETA: Vandoren 56 Rue Lepic (3,5+)


SELMER SIGNATURE  (442).
Nº SERIE: Q05281



Realicé el Unboxin (término muy de moda que no es otra cosa que sacarlo de su maletín o caja). Observamos a primera vista que contiene dos barriletes. Las medidas exactas de estos barriletes es de 64.5 mm y 62.5 mm para el más corto. Viene en un maletín con unas medidas muy reducidas que permiten llevarlo de manera muy cómoda en una mochila, por contra su reducido tamaño impide llevar partituras y mucho material como acostumbramos los clarinetistas. Si tengo que elegir prefiero maletín pequeño: menos peso y mayor comodidad.
Hay algo de la manera en que va el clarinete en el maletín que no me termina de convencer: el cuerpo inferior y la campana van ensamblados dentro del maletín. Siempre había oído que no era bueno dejar montado el clarinete y la razón que me dieron a este respecto fue que el corcho de la espiga sufría un desgaste excesivo al estra presionado, en este caso, por la campana. 







Mientras lo montaba pude apreciar la calidad de acabados de este gran clarinete (que conste que mi clarinete es un Buffet Prestige, vamos que no soy un fanático de Selmer ni de Buffet, si tengo un Prestige es porque allá por los años 90 Buffet gozaba de mayor popularidad en España). El filo de los anillos entre los cuerpos siguen la moda de ser lisos (sin tener una especie de línea o nervio central).


Además pude comprobar que los oídos de la llave 6 (do#-sol#) sobresalen del cuerpo a diferencia de la mayoría de clarinetes. Esta diferencia da como resultado una mejor afinación (es la respuesta dada a mi ¿por que?). 

Una vez tocando noté una sensación extraña en la posición de mis dedos (me fijé bien y me dí cuenta que el orificio del dedo anular de la mano izquierda no era plano sino que terminaba en formaba de chimenea). También es por motivos de afinación pero me costó un poco hacerme a él, quizá porque estoy acostumbrado al orificio a ras del tubo.


Los oídos de las llaves 9 y 10 (sol# y la) también tienen la particularidad de sobresalir del tubo ¿cúal podría ser el motivo?. Respuesta: para la afinación. No se si es merchandaising o no pero la realidad es que el clarinete tenía una muy buena afinación, sabiendo que estas notas suelen tener  un pequeño desajuste en la afinación (normalmente más agudas de lo normal Sib, Sol# y La).



Una de las cosas que más me gustaron fue que la espiga esta reforzada en metal (tanto el filo como el interior del cuerpo inferior). ¿Por qué es importante? conozco miles de casos donde el filo metálico del cuerpo superior deteriora la parte interna de la espiga no permitiendo un anclaje perfecto entre ambos cuerpos, dando lugar a movimientos muy desagradables entre ambas partes. Además la solución a este problema no es el cambio de corcho.

Me llamó la atención un pequeño detalle en el cuerpo inferior para limitar el molesto sonido del mecanismo de las llaves del clarinete con una pieza de fieltro y de material plástico.







En cuanto sonido: un sonido muy limpio y muy redondo, sin vibraciones extrañas, con una facilidad de emisión muy precisa. Un sonido grave muy centrado y de gran proyección. Lo que menos me gustó es que probándolo te dan ganas de comprarte uno y yo tengo mucho cariño a mi viejo clarinete.



Resumen:

Barriletes: 2 (64.5 y 62.5 mm)
Filo de metal: Si
Espiga con refuerzo metal: Si
LLave Mib (doblemente articulada): Si.



domingo, 20 de octubre de 2013

Las obras para clarinete solo (Adler -----> Arnold)

Adler, Samuel (1928-) USA.


Clarinon (3:00) Bryn Mawe, Pensilvania: Theaodore Presser Co., 1960


Las anotaciones del compositor en la publicación de la obra indica que "este es uno de los 4 estudios que componen la obra, publicados separadamente, originalmente escritos para un intérprete de Flauta, Oboe, Clarinete y Fagot. Cada uno de estos debe ser tocado como está escrito, por el intérprete o por el instrumentista acompañado por un casete (cinta), o por un grupo de instrumentistas con uno o más intérpretes  para la voz principal y otros instrumentos opcionales. Los estudios pueden programarse individual o conjuntamente con los demás estudios. "
El Dr. Adler, profesor de Composición de "Eastman School of Music" asevera que "la obra está libremente basada en una melodía popular llamada The Elfin Knight". Por libremente basada se refiere a que el contorno melódico está inspirado en una  melodía americana del S. XVII. La idea general es un Rondeau con variaciones con una melodía recurrente seguida de variaciones de si misma. 
La obra está dedicada a Lee Gibson, profesor de Clarinete en la "North Texas State University" y fue premiada en 1961.

Harobed, 7 Studies for Clarinet Alone (10:15), San Antonio, Texas Southern Music Co. 1972.

I.       Slowly and quietly moving.
II.      Gracefully.
III.     Gently flowing.
IV.     Happily.
V.      Slowly and very relaxed
VI.     Like a march
VII.    Slowly.

Esta  obra fue escrita originalmente como una obra para flauta solo que podría ser adaptada a otros instrumentos de viento-madera. Comentar los cambios con respecto a la versión de flauta que afectan especialmente a la tesitura y cambios de registro por motivos obvios. 
La obra está dedicada a su hija Deborah, que leído al revés da nombre al título y que permite la práctica de nuevas sonoridades y ritmos de gran dificultad.



Aitken, Hugh (1924-2012) EEUU.

Suite para clarinete solo (8:00), Filadelfia: Elkan-Vogel Co. 1964


I      Adagio; Allegro.
II     Moderato, maestoso.
III    Adagio.
IV    Allegro.


"Es la 1ª vez que me planteé una serie de obras para instrumentos orquestales solo. Desde entonces, he publicado para fagot, violín y bajo. Pendientes de publicar: trompeta y trombón. Sin el piano uno se centra más en la afinación" (comentario del compositor).

Tras una pequeña introducción con grandes intervalos, comienza un tema cromático en 6/8 que más tarde se convertirá en 9/8. Existen referencias de un tema similar en el final del 2º movimiento y más perceptible es el el último movimiento. El oyente podrá apreciar fácilmente la cohesión del material temático a través de los 4 movimientos que componen la obra (motivos, estructuras rítmicas). 
Mención especial para la cadencia declamatoria que utiliza recursos del 2º movimiento  a modo de pequeño epílogo al final de la obra.

Apostel, Hans (1901-1972) Austria.

Sonatina, Op.119 (8:30), Londres: Universal Edition, 1951

I       Allegro, ma non tropo. 
II      Molto lento.
III     Rondino (Allegro vivo).


La Sonatina de Apostel  es una obra interesante que contiene numerosas melodías dodecafónicas, ninguna de ellas tiene relación  o se desarrolla serialmente. La composición da la impresión de un estudio/ejercicio de naturaleza rítmica, melodías dodecafónicas pero dentro de una forma musical tradicional.

La Sonatina tiene una escritura idiomática puramente clarinetística, aunque el intérprete no tendrá dificultades técnicas  (sonidos especiales etc.). Cada nota en la totalidad de la obra es precedida por una ligadura o es repetida inmediatamente después.   


Arma, Paul (1904-1987) Cechoslovaquía, Francia

Petite suite pour clarinette seule (6:30). París: Henry Lemoine, 1930


I.       Molto rubato.
II.      Leggeramente
III.     Poco lento, quasi una cadenza.



Escrita en un lenguaje atonal y rítmicamente complejo, esta obra abstracta pone a prueba las habilidades de los intérpretes más experimentados. La mayoría de las frases lentas del primer movimiento tienen un carácter ciertamente monótono, con un contorno de ascenso-descenso, mientras el movimiento rápido (2º Movimiento) va más allá de un estudio de amplios intervalos. El último movimiento está construido básicamente sobre el intervalo  de segunda menor y su inversión (7ª mayor), con intermitentes adornos técnicos sobre notas tenidas. No existen anotaciones agógicas (fuerte, piano...) en los dos últimos movimientos.



Arnold, Malcolm (1921-2006) Inglaterra.


Fantasy for B-flat Clarinet, Op.87 (3:30), Londres: Faber Music Ltd. 1966.


Las series de Fantasías para instrumentos de viento solo fueron encargadas por la "Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Birmingham" para la "Birminghan International Wind Competition" en Mayo de 1966. La obra de Malcolm Arnold requiere a los aspirantes a la mencionada competición una demostración de las habilidades clarinetísticas en escalas y arpegios "convencionales". Hay que hacer mención que esta pieza formaba parte de las obras de la 1ª ronda de los instrumentos de viento para la anteriormente citada competición. En algunos casos puede asemejarse a Klosé, Cavallini, Anderson o Arban. Es bastante cíclica y repetitiva (repetitiva está utilizado aquí como una característica de la obra no como un aspecto negativo) con una "armonía convencional" y un ritmo claro y secuencial  que da entidad y unidad a la obra.






martes, 15 de octubre de 2013

Tocar con los pies

¡Qué mal tocas!, ¡tocas con los pies!. Esta frase tiene los días contados, bueno realmente no tiene ningún sentido. A nadie le podrán decir cuando toca mal ¡tocas con los pies!. ¿Por qué?.

La historia comienza hace casi 2 años, el dolor de la mano derecha de Frederick César Leite (28 años) se confunde con una tendinitis. El tratamiento a seguir es terapia física y antiinflamatorios por vía oral e inyectados, pero la verdadera razón a ese dolor era un tumor (benigno) alojado en el hueso metacarpiano. Aunque el tumor fuera benigno había un alto riesgo de que pudiera perder la mano o parte de ella. "Salí llorando desesperadamente. toco el clarinete desde los 12 años y no podía pensar en lo que sería mi vida sin la música",dice Leite, que en ese momento enseññaba clarinete y orquesta en una banda sinfónica.    




Frederick Cesar Leite, 28, es un clarinetista y tenía un tumor de hueso en su dedo, en microcirugía, tendones y arterias podría tomar el trasplante de pies y manos a la recuperación de los movimientos de los dedos

El médico Emygdio Leonil José de Paula, perteneciente al Hospital de Sao Paulo, propuso amputar un dedo del pie y usar el hueso para reemplazar el de la mano.

La 1ª cirugía fue en 2011 para instalarle un espaciador acrílico en el lugar de la extirpación del tumor intentando preservar músculo, piel y tendón adyacente al tumor. En lugar del hueso se situó  ese espaciador para su curación. Frederick había obtenido una beca de estudios en Paises Bajo y pasado un tiempo el espaciador se rompió.

En la 2ª intervención se usaría el dedo del pie derecho (hueso, piel, arterias y venas) para la reconstrucción parcial de la mano. La operación duró 9 horas. Fue un éxito tras un mes de laoperación Frederick se encontraba tocando el clarinete.

Imágenes para comprender mejor la intervención.




Una historia de los milagro de la cirugía en el mundo de la música y de como los cirujanos pueden dar una 2ª oportunidad para poder mantener viva una ilusión como la de tocar el clarinete


Artículo completo en portugués:

http://www1.folha.uol.com.br/equilibrioesaude/2013/10/1355596-dedo-do-pe-e-implantado-na-mao-de-clarinetista.shtml

sábado, 12 de octubre de 2013

Probando.... probando 1..2...3

Llevo tiempo rondando la idea de hablar sobre clarinetes, más concretamente de modelos. En principio quería probar y comentar sobre los modelos de Selmer París. No fue una Misión Imposible ya que en Ávila, ciudad donde vivo, está localizado el "cuartel general" de Selmer y otras marcas del grupo empresarial. Gracias  a Héctor (que "está a los mandos" de Punto Rep) concretamos un día para hacer el test de los modelos Selmer de gama alta. (Sant Louis, Signature, Odysée, Priviledge...). 







El trato como siempre por parte de la gente que trabaja en Punto Rep un gustazo. Así que el día 11 de octubre me dispuse a probar las "joyas de la corona" de la marca Selmer. Para ello me lleve mis clarinetes para poder tener un punto de referencia a la hora de comparar y sacar conclusiones. También llevé conmigo mi PDA (Papelito De Apuntar) para tomar anotaciones de cada uno de los pequeños detalles que fueran surgiendo de las pruebas. (tamaño barrilete, refuerzos metálicos de las espigas etc). 




Estoy preparando una serie de entradas (Post) sobre los diferentes modelos que probé, porque como decía mi abuela: "de lo que se prueba se da fe". Daré mi humilde opinión intentando prescindir de la típica literatura utilizada para vender clarinetes utilizada en folletos y en internet. El denominador común de los clarinetes puestos a prueba es la calidad final del producto y un precio acorde a ese acabado. Bajo mi punto de vista si que lo valen. Ahora el problema lo tengo yo ....... y si cambio de clarinete...... con ganas se queda uno.



OLYMPUS DIGITAL CAMERA

   

jueves, 10 de octubre de 2013

Las obras para clarinete solo. (Introducción)

¿Quién no conoce obras para clarinete solo? A todos se nos ocurren unos cuantos ejemplo: "Tres pieza para clarinete solo" (Stravinsky), "Concierto para clarinete solo" (Bucchi) "Fantasia para clarinete en Sib"(Arnold) o la "Secuencia IX" (Berio).


Esta serie de Post (entradas) pretende hacer un repaso a las publicaciones para clarinete solo. Un mundo que llevó al clarinete al límite de sus cualidades sonoras, creativas y también obligando al instrumentista a un momento de instrospección (una mirada hacía si mismo) para  poder interpretar unas obras con una carga emocional muy importante.




Estos Post intentarán acercar a las obras y autores importantes para clarinete solo de una manera muy resumida (para no aburrir al lector) pero basada en una importante fuente bibliográfica.


Pues empezamos.

La mayoría de estas obras las centraremos en el Siglo XX, momento de proliferación de las obras para los instrumentos de viento y un momento muy dulce (casí un nuevo renacer) del clarinete. Sus peculiaridades tímbricas, sonoras, de construcción permitieron hacer del clarinete un "nuevo Divo" de los compositores con ansias de experimentar.

Si queremos descubrir el nacimiento de las Obras para clarinete Solo como tal debemos viajar en el tiempo a principios del Siglo XIX; momento en el que  Anton Stadler (1753-1812) compone la obra "Tres caprichos para clarinete solo". Estos caprichos fueron publicados en 1810 en "Magasin de l´imperie chimique" y dedicado a Jean Charles Esterhazy de Galanta.
Stadler, clarinetista austríaco para el que Mozart escribió muchas de sus obras (como solista y clarinetista de grupo de cámara)  también compuso "10 Variaciones" que fueron publicadas por Diabelli.


Anton  Stadler - The reason we have the concerto but have lost the autograph.


Ninguna de las obras de Stadler están impresas, pero se guarda una copia  de los "Tres caprichos para clarinete solo" en el "Gesellschaft der Musikfreunde" en Viena.



Un factor común de este tipo de obras es su dificultad para adquirirlas, ya que no son muy comerciales. También existe una complejidad técnica a la hora de poder interpretar este tipo de obra.